NOVEDADES

 

El procedimiento de obtención de células madre consiste en la extracción de tejido graso del paciente mediante una mini-liposucción, que posteriormente es lavada, digestión por colagenasa y centrifugada para obtener una capa densa y rica en células madre. Posteriormente, este tejido es infiltrado en el tejido a reparar.

El procedimiento de obtención de células madre consiste en la extracción de tejido graso del paciente mediante una mini-liposucción, que posteriormente es lavada, digestión por colagenasa y centrifugada para obtener una capa densa y rica en células madre. Posteriormente, este tejido es infiltrado en el tejido a reparar.

El procedimiento de obtención de células madre consiste en la extracción de tejido graso del paciente mediante una mini-liposucción, que posteriormente es lavada, digestión por colagenasa y centrifugada para obtener una capa densa y rica en células madre. Posteriormente, este tejido es infiltrado en el tejido a reparar.

¿Cómo pueden ayudar las células madre en la esclerosis múltiples?

Las células madres son parte del sistema de reparación del cuerpo – generando nuevas células para reemplazar aquellas dañadas o que han muerto. Cómo utilizarlas para desarrollar terapias para la esclerosis múltiple: Prevenir el daño: las células madre podrian ‘reiniciar’ el sistema inmunológico (conocido como inmunomodulación). El objetivo es prevenir que el sistema inmune ataque a las células nerviosas, o reducir la cantidad de daño. Reparar el daño: Las células madre ayudan a reparar las hojas de mielina dañadas, permitiendo su funcionamiento nuevamente. Los investigadores esperan que las células madre puedan ser utilizadas para permitir el crecimiento de nervios que se han perdido. Esto es parte de las terapias actuales.

¿La células madres derivadas de la grasa del paciente pueden ser beneficiosas para los pacientes cardiacos?

Las células madre extraídas de la grasa podrían servir para regenerar el daño cardiacas, el uso de las células madre mesenquimales preserva la función cardíaca, mejora la perfusión y reduce el tamaño de las cicatrices del tejido dañado. Actualmente se han iniciado los ensayos clínicos en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio o que presentan cardiopatía isquémica crónica o cardiomiopatía de origen no isquémico. El uso de células madre que mejoró significativamente la función cardíaca global y se desarrolló una mayor densidad capilar en la zona cercana a la lesión, Las células madre extraídas de la grasa podrían servir para regenerar el daño cardiaco, al tratarse de células metabólicas muy activas, cumplen un papel clave en la revascularización de los tejidos cardiacos dañados, evitan la muerte celular y secretan factores angiogénicos, es decir, aquellos que promueven la formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de otros preexistentes.

Novedades en la fisiopatologia del CANCER

Los factores inducidos por la hipoxia son los principales efectores de la homeostasis de oxígeno, lo que permite la adaptación celular a la hipoxia por regulación de la expresión de más de un centenar de genes implicados en diversos procesos biológicos tales como la angiogénesis, la supervivencia, la invasión, las metástasis y el metabolismo de la energía celular ( la promoción del metabolismo anaeróbico). Muchos estudios sobre muestras clínicas han mostrado que los tumores sólidos frecuentemente contienen regiones altamente hipóxicas. La hipoxia tumoral se asocia con un mal pronóstico. Esta asociación adversa se ha demostrado que es independiente de la modalidad de tratamiento y se produce en muchos tipos de tumores. Una correlación clínica entre la hipoxia tumoral, la expresión de HIF-1α y HIF-2α y la mortalidad de los pacientes también se ha demostrado. HIF-1α y HIF-2α en sí mismos, y transcripción y zonas de hipoxia, se han correlacionado con el comportamiento del tumor mas agresivo, mayor pronóstico adverso y mas resistencia a la terapia. La evidencia clínica también sugiere que los pacientes con tumores que contienen areas más extensa hipóxicas y zonas anóxicas tienen mayores tasas de metástasis